“La llave de la eternidad”: el secreto de Albert Einstein y Nikola Tesla

 En 1943 EEUU llevó a cabo un experimento secreto, el Experimento Filadelfia, que pretendía volver invisible un destructor de la marina y teletransportarlo de un lado a otro. Para ello se trabajó en base a la teoría de la relatividad de Albert Einstein y a la teoría de la gravedad desarrollada por Nikola Tesla, en la que intervendrían los campos electromagnéticos. El destructor no sólo se volvió invisible, sino que además desapareció del área en un relámpago azul para aparecer, de repente, en Filadelfia en sus coordenadas originales.

Los efectos que sufrió la tripulación fueron brutales: mareos, desaparición de personal, esquizofrenia y locura. Cinco de esos miembros fundidos en la estructura de metal de la proa y otros sufrieron desmaterializaciones en algunas partes de su cuerpo.
Este experimento se intentó ocultar por parte del Gobierno pero finalmente salió a la luz.
Cuando Tesla murió, en extrañas circunstancias por cierto, el Gobierno estadounidense requisó todos los documentos de su despacho.

 

En base a estos hechos, Gorka E. Argul (Vizcaya 1986) construye su novela y sus personajes convirtiéndola en un enrevesado Trhiller lleno de preguntas, de ciencia, de persecuciones y secretos.

Su protagonista, Patrick Stevens, un joven reportero del New York Times tiene la extraordinaria capacidad de visionar una escena de la vida pasada del objeto o la persona que toca.
Este se embarcará, por encargo del periódico donde trabaja, en una investigación sobre la transferencia de materia de un punto a otro. Lo que no se espera nuestro protagonista, es lo que le esperará después porque, sin comerlo ni beberlo, se encontrará metido en un lío y se verá envuelto en una serie de entramados y persecuciones que dejo al lector la oportunidad de descubrirlo y disfrutarlo por él mismo.

A pesar de ser un libro cargado de acción, las frases cortas y separadas por puntos hacen más lenta y pausada la lectura. También la cantidad de personajes y su  papel a lo largo de la novela hacen que tengas que ir con mucha cautela si no quieres perderte entre sus páginas.

Lo que está claro en “La llave de la eternidad”, es la gran capacidad del lector para crear un enrevesado thriller científico histórico al que no le falta ni imaginación ni información científica de ningún tipo, lo que implica resaltar el gran trabajo de investigación que ha logrado el autor a lo largo de estos años.

>Leer mas: