La llave de la eternidad – Gorka E.Argul

Su narración, en tercera persona por parte de un narrador omnisciente, no es lineal, sino que hace continuos saltos atrás en el tiempo y el espacio, transcurriendo la acción en escenarios muy distintos y en diferentes épocas. El componente de Ciencia-Ficción permite a varios personajes -de longevidad sobrehumana- protagonizar acontecimientos durante largos períodos de tiempo (e incluso, en un capítulo, Patrick llegará a lo que parece una realidad alternativa, ofreciendo un momento desconcertante al estilo de Philip K. Dick).
El punto de partida es la implicación de Nikola Tesla y de Albert Einstein en el conocido Experimento Filadelfia, en el que, supuestamente, un destructor de la armada estadounidense se habría vuelto invisible y después teletransportado. Ese mismo año 1943 fallece Tesla y sus documentos son confiscados por el gobierno. En esta ficción, Tesla guarda sus secretos en una caja de seguridad de su invención, y separa las dos llaves necesarias para su apertura.
La genialidad de Tesla articula gran parte de la trama de la novela, pues Gorka E. Argul especula con que la tecnología que hoy poseemos y los proyectos ultrasecretos de variadas agencias gubernamentales emanan directamente de los diseños e investigaciones de este científico. Individuos y organizaciones se enfrentan, se persiguen engañan y traicionan a lo largo del texto, con hilos subargumentales que se prolongan durante años y que convierten a “La llave de la eternidad” en un thriller con un ritmo de lectura muy alto, en el que apenas hay tiempos muertos y en el que la acción es constante. Algo que gustará en especial a los amantes de las novelas de espionaje, pues los alineamientos no están siempre claros y las traiciones son la tónica, incluso a amigos y aliados en apariencia inquebrantables.
Tesla y sus inventos [fuente]
Los cinco años que Gorka E. Argul ha dedicado a su obra se notan en la complejidad de la trama y en el cuidado que recibe su extensa nómina de personajes (se incluye un dramatis personae al final, con iconos representativos para cada uno), en las referencias a tantas instituciones, agencias, experimentos y sucesos históricos; y en las cuestiones técnicas, que el autor domina como técnico en telecomunicaciones que es. De hecho, “La llave de la eternidad” tiene un evidente carácter divulgativo, e incluye muchas notas para ampliar datos. Vehículos, armamento, ubicaciones, ambientación… El conjunto es muy visual y cinematográfico, mostrando Gorka E. Argul tantas influencias literarias como audiovisuales.
“La llave de la eternidad” resulta, en resumen, un thriller de intriga y acción en el que destaca su trama rica en ramificaciones y subargumentos, y que incluye elementos propios de la Ciencia-Ficción que le dan un toque diferenciador. No es una lectura ligera, pero su densidad satisfará en particular a los devotos del espionaje y el suspense.Es también, por último, un hermoso homenaje y una acción divulgativa de la figura de Nikola Tesla, el hombre que desarrolló -entre otros avances- la corriente alterna, sin la cual nuestra vida sería hoy simplemente imposible.

>>>Artículo completo: