Hay gente jugando al Doom en pianos eléctricos, cajeros automáticos y cámaras de fotos

Pocos títulos en la historia de los videojuegos son tan emblemáticos como el Doom, uno de los primeros first-person shooter significativos de la historia. Desde su lanzamiento a principios de los noventa ha pasado de juego-entretenidísimo a leyenda-para-toda-una-generación. Y a día de hoy, tantos años después, mantiene el estatus.

Más aún cuando hay gente jugando a la franquicia en toda clase de plataformas. Olvídate de la consola de última generación promocionada en todos los canales de videojuegos: el futuro no es la PlayStation VR, es una antigua cámara de fotografía Kodak, un piano eléctrico y un cajero automático en tu barrio. Porque es ahí, en esos aparentes extraños elementos tecnológicos para el universo del videojuego, donde auténticos héroes de nuestro tiempo ha instalado el Doom y se han dedicado a jugarlo.

¿Imposible de creer? No tanto. Aquí en una Kodak:

Información via | xataka